Iniciación a la astrofotografía

Vía Láctea Alex

No es la primera vez que alguien me pregunta como puede iniciarse en este hobby, así que, por petición popular, he decidido escribir un artículo explicando cómo empezar a hacer astrofotografía.

Antes de empezar quiero hacer un descargo de responsabilidad:

  • No soy ningún profesional de la astrofotografía. Simplemente intento compartir con los demás lo que he aprendido.
  • Este es un hobby duro. Noches de frio, sesiones de gimnasio para cargar equipo pesado hasta localizaciones perdidas en medio del monte en las que un tipo con una motosierra podría matarte sin que nadie se entere, son algunas de las cosas que vas a poder sufrir en tus carnes.
  • No me hago responsable de todo el dinero que tires en comprar telescopios y otro equipo desde este momento hasta el futuro.

Si todavía sigues leyendo y empeñado en aprender algo más, bienvenido.

Cuando empecé con este vicio allá por 2018, era un auténtico ignorante de muchas de las cosas que hay que saber para hacer astrofotografía. Es un proceso lento, que requiere de mucha paciencia y de aprender a manejar varias disciplinas.

Hay muchísimos recursos en la red, pero no hay nada mejor para empezar y avanzar al principio que preguntar. Hay muchos astrofotógrafos aficionados en España y algunos incluso se dedican a esto profesionalmente. Al final del artículo pondré enlaces a algunos de ellos para que tengan referencias.

Conocimientos mínimos

Aunque lo que voy a decir ahora puede sonar contraintuitivo, para hacer astrofotografía no hace falta tener grandes conocimientos de astronomía, al igual que para sacar fotos de pájaros no hace falta saber de ornitología.

Evidentemente ayuda muchísimo saber astronomía y permite comprender lo que estamos fotografiando y a localizar objetos en el cielo, pero con cuatro o cinco nociones básicas, seremos capaces de empezar en esto.

Sin embargo, si que es necesario tener algunas nociones de fotografía e informática.

Las razones para esto son muy simples:

  • Las fotos se sacan con cámaras y hay que saber manejarlas.
  • Las fotos hay que procesarlas, y esto requiere el manejo de equipos y software informáticos.

Si tienes esos conocimientos o estás dispuesto a adquirirlos, ya podemos empezar con cosas más interesantes.

Tipos de astrofotografía

Existen varios tipos de astrofotografía, y cada tipo requiere unas habilidades y un equipo distinto.

  • Astropaisaje: Fotografía nocturna de paisaje. Principalmente de la vía láctea y composiciones con elementos paisajísticos como montañas, vegetación, edificios, etc. Normalmente requiere el uso de objetivos de campo amplio para abarcar grandes porciones del cielo.

Trazas de estrellas apuntando al Noreste

  • Cielo profundo: Fotografía de cúmulos estelares, nebulosas, galaxias, etc. En este caso necesitamos objetivos con cierto aumento, ya que la mayoría de estos objetos son bastante pequeños en el cielo nocturno.

Nebulosa de Orión M42 con calibrado de color fotométrico

  • Planetaria: Fotografía de la Luna y los planetas del sistema solar. Mayormente de Marte, Júpiter y Saturno, aunque con buenos equipos se puede sacar fotos interesantes de Venus y el resto de planetas. Requiere de equipos con gran potencia de aumento y cámaras de vídeo más que de fotografía.

Luna a color

  • Solar: Fotografía del sol, su cromosfera y manchas solares. La fotografía solar requiere el uso de filtros especiales para reducir el brillo del sol, y el equipo utilizado puede ser el mismo que se usa en planetaria, aunque existen telescopios solares específicos para ver el sol con filtros específicos para ver sus detalles.

Mancha solar AR2740

Este artículo está orientado a las "disciplinas" de astropaisaje y cielo profundo. Las opciones de planetaria y solar requieren otro tipo de equipos y otro tipo de procesado, así que los dejaré para otro momento.

El equipo

Lo primero que todo el mundo piensa cuando quiere empezar en un hobbie es: ¿qué me compro para empezar?

Pues en el caso de la astrofotografía no es distinto. Hace falta un cierto equipo para empezar a hacer astrofotografía, pero depende muchísimo del tipo de astrofotografía que queremos realizar, aparte del dinero que nos queramos gastar.

Mi recomendación es siempre empezar de menos a más. Ir probando con lo que tenemos hasta que llegamos a un techo y si realmente estamos dispuestos a hacer la inversión y de verdad nos gusta lo que hacemos, invertir en un buen equipo para superar ese techo técnico impuesto por el equipo que tenemos actualmente.

Voy a explicar distintas piezas del equipo que podemos utilizar para hacer astrofotografía pero no voy a entrar en marcas ni modelos concretos. La idea es entender que equipo necesitamos y por qué. Al final del artículo pondré una lista con equipo recomendado en base al que fui adquiriendo yo desde que empecé.

El móvil

Algunos de los móviles modernos ya permiten hacer astrofotografía hasta cierto punto. Pongo como ejemplo una foto hecha por mi hermano con un Un One Plus Nord en la que se ve perfectamente la vía láctea.

Vía Láctea Alex

El problema de los móviles es que debido a que sus campos son muy amplios, quedan relegados al uso para astropaisaje o timelapses.

Independientemente de esto, es muy probable que ya tengas un móvil en el bolsillo, así que podrías empezar a probar con él y luego decidir si quieres gastarte el dinero en una cámara.

Si vas a usar un móvil, lo primero que debes comprobar es si la aplicación de cámara tiene un modo manual en el que se pueda ajustar el enfoque, el ISO y la exposición. Si la exposición que te permite es menor de 30 segundos, va a costar sacar astrofotografías con ese móvil, pero si admite al menos esos 30 segundos, algo podrás sacar.

También vas a necesitar un soporte para móvil para poder colocarlo en un trípode y que esté quieto mientras saca las fotos.

La cámara réflex

Tanto para el caso de astropaisaje como para cielo profundo, una cámara réflex relativamente moderna (2015 en adelante) sería suficiente para empezar.

Cámara Canon EOS 1300D

Las cámaras réflex suelen traer un objetivo tipo zoom que permite ampliar o reducir el campo a fotografiar, con lo cual podemos usarlo para distintos tipos de objetos. Evidentemente este objetivo suele ser bastante simple y más adelante querremos cambiarlo por alguno mejor.

Toda cámara réflex permite el modo manual, en el que podremos ajustar todos los parámetros de captura. Es el modo más flexible y es el que se usa en astrofotografía.

Se recomienda tambien usar con estas cámaras un disparador remoto o mejor un intervalómetro. Básicamente es un mando con un cable que se conecta a la cámara en un lateral y se puede disparar sin tocar la cámara. El intervalómetro incluso se puede programar para hacer disparos de forma automática (para hacer timelapses o automatizar las capturas de astrofotografía).

Intervalómetro

Si no tienes el disparador tampoco pasa nada ya que las cámaras tienen un modo de retardo de disparo que podemos usar para dejarla estática antes de que se produzca el disparo.

El trípode

Otro de los elementos en los que tendremos que invertir es en un trípode. El trípode es la base de nuestro equipo.

Tiene que ser robusto al mismo tiempo que pueda mantener el peso de nuestro equipo. Normalmente los trípodes de fotografía de gama media-alta son suficientes para un equipo basado en cámara y objetivo, pero si vamos a pasar al siguiente nivel, con telescopios y otro tipo de equipo pesado usaremos el trípode que vienen con la montura (ahora hablamos de las monturas) que vayamos a emplear.

La montura

La montura es otro elemento del equipo que es necesario cuando ya empezamos a trabajar con una determinada potencia de ampliación.

Skywatcher EQ6-R

Una montura, en esencia no es más que uno o varios ejes ajustables que permiten rotar nuestra cámara o telescopio alrededor de esos ejes. Para astrofotografía, las monturas manuales no nos valen porque necesitamos mucha precisión, así que las monturas de astrofotografía cuentan con al menos un motor en uno de los ejes.

La razón es que cuando montemos nuestro equipo, alinearemos el eje de la montura con el eje de rotación de la tierra, y ese motor compensará el movimiento del cielo moviendo nuestra cámara a la misma velocidad que rota nuestro planeta. (Si, si eres de los que cree que la tierra es plana, esto no es para ti).

El proceso de alineación es una de las partes más importantes cuando usas monturas, pero no vamos a detenernos en esto tampoco.

Software

Necesitaremos también una serie de programas dependiendo de lo que vayamos a hacer. Las imágenes en astrofotografía de paisaje son relativamente más simples ya que sólo hay que usar técnicas de revelado digital para sacar los detalles (aunque se pueden hacer virguerías con procesos más avanzados).

Sin embargo, para cielo profundo no basta con una sola foto para obtener los detalles de objetos tan tenues como las nebulosas. Hace falta acumular la luz de varias fotos para poder "sumarla" y obtener los detalles y el brillo que no podemos captar a simple vista.

Por eso no podemos ver a simple vista esos objetos. Nuestros ojos no acumulan la luz que les llega y la van sumando. Simplemente llega a los bastones de nuestras retinas, y la señal llega a nuestro cerebro y la procesa a medida que le van llegando los impulsos.

Las cámaras funcionan acumulando luz. Cuanto mas tiempo mantengas la cámara capturando y cuantas más capturas hagas, más información estás obteniendo.

Pero una vez sacadas todas esas fotos, nos hará falta un software que haga el trabajo de leer todas las imágenes y sumarlas (en realidad hace muchas más operaciones y no las suma sino que las promedia).

Para este artículo, voy a explicar únicamente fotografía con trípode y móvil o cámara, ya que es lo que casi todo el mundo puede tener a mano o conseguir fácilmente sin gastarse mucho dinero.

¿Y ahora que tengo todo, cómo empiezo?

Pues para empezar, tendrás que buscar el sitio más oscuro y más alejado de la contaminación lumínica al que estés dispuesto a desplazarte.

Esto es una tarea ardua, ya que hoy día, y con la poca protección que se hace del cielo nocturno en este país, cada vez es más dificil encontrar sitios oscuros.

Puedes ayudarte de este mapa para buscar zonas oscuras cerca de donde vivas.

Se puede hacer astrofotografía desde ciudad, pero para ello necesitamos equipos más avanzados y filtros anticontaminación lumínica que valen una pasta. Por ahora dejemos eso en el tintero.

También recomiendo revisar la meteorología (si el cielo está nublado poco vamos a sacar). Es importante fijarnos en la nubosidad, el polvo en suspensión (eso es algo muy típico en Canarias que es donde vivo) y que no haya rachas de viento huracanado que puedan llevarse nuestro equipo volando.

Y también debemos controlar la fase lunar, su salida y puesta, ya que mientras tengamos la luna en el cielo, actuará como si fuera contaminación lumínica.

Una vez elegido el lugar y el día, y nos hayamos desplazado podemos empezar a sacar fotos.

Pasos generales

Ahora que estamos en el sitio, los pasos a seguir son:

  • Colocar el trípode de forma que quede estable y a ser posible nivelado con el suelo
  • Colocar en el trípode el móvil o la cámara.
  • Apuntar al cielo
  • Enfocar al infinito
  • Ajustar los parámetros del móvil o cámara
  • Disparar

Realmente no es tan complicado. Las partes más complicadas la primera vez son el enfoque y ajustar los parámetros del móvil o de la cámara.

Enfoque

En astrofotografía, todos los objetos que vamos a fotografiar están tan lejos que en términos de enfoque se considera que están en el infinito.

En el caso de los móviles, tienes opciones para ajustar el enfoque, pero nos interesa entrar en el modo manual de la aplicación de cámara. Una vez en el modo manual, podremos ajustar el enfoque de la cámara. Habrá que ajustarlo al infinito. En algunos móviles muestra el icono de infinito (un 8 en horizontal o ∞), en otros un icono de unas montañas... depende mucho del móvil, pero seguro que es fácil de encontrar esa posición.

En las cámaras réflex, el enfoque se hace en los objetivos. Normalmente los objetivos suelen tener una marca de infinito que suele representarse así: ∞L o con la L invertida. Tendremos que girar la rueda de enfoque del objetivo hasta llegar a esa marca. En caso de no haberla, tendremos que girar la rueda en sentido antihorario hasta que no de más de sí.

Marca de infinito del Samyang 135mm

Ahora tocaría el ajuste fino. Lo ideal es usar el visor en tiempo real de la cámara, apuntar a una estrella brillante o a una luz muy distante en el horizonte. Mientras miramos ajustaremos con la rueda hasta que la luz quede lo más puntual posible. Podemos ayudarnos también con la función de Zoom del visor si la tiene para hacer un ajuste mucho más fino.

Ajustes de la cámara

Aquí viene la razón por la que es necesario saber algo de fotografía. Voy a intentar resumir lo que hace falta saber al mínimo. Ya más adelante lo ampliaremos, pero lo que interesa en este momento es que seamos capaces de sacar una foto medianamente decente.

Las cámaras, tanto del móvil como las réflex y todos los demás tipos, son dispositivos captadores de luz. Esa luz se proyecta con una serie de lentes sobre un sensor que es capaz de captar los fotones de la luz que le llega y convertirlo en una imagen en tu móvil o en la cámara para luego guardarla y convertirla en un fichero de imagen digital.

Hay tres parámetros fundamentales en la fotografía para controlar la cantidad de luz que llega a ese sensor, y la amplificación que hará de la señal que recibe para luego convertirla en imagen:

  • La apertura: En los móviles no podemos ajustar este parámetro ya que la cámara viene con una apertura fija, pero en las cámaras réflex, los objetivos tienen un diafragma que controla la cantidad de luz que entra en la cámara dependiendo del ajuste que elijamos.
  • La exposición: Es el tiempo que vamos a estar capturando fotones con el sensor. A más tiempo, más luz captamos.
  • El ISO: El ISO es una medida estandarizada que sirve para especificar la amplificación de la señal que llega al sensor. Es como si fuera un "multiplicador". La luz que capta el sensor es la misma, pero al pasarla a una imagen podemos multiplicar los valores que nos llegaron al sensor haciendo que se intensifiquen.

En el caso concreto de la astrofotografía, los objetos que capturamos son tan tenues que necesitamos toda la luz posible para que lleguemos a captar algo.

Con lo cual, siempre que podamos, jugaremos con la mayor apertura posible, la mayor exposición posible, y en el caso del ISO usaremos una amplificación media.

¿Y por qué no usar el ISO más alto para asi ver la imagen aún más brillante? Hay una razón para no usar el máximo, pero dejémoslo en que si usamos el máximo vamos a perder un montón de información y además, aparte de amplificar la señal capturada, estaremos amplificando también el patrón del ruido de la imagen, de modo que las imágenes tendrán mucho más ruido y grano, que es algo que normalmente no queremos.

Pues bien, en el caso del móvil, usaremos el valor medio-alto de ISO de la escala que nos permita la aplicación de cámara. Lo más que he visto en móviles es ISO 6400, así que el valor medio será 800 o 1600 dependiendo del modelo. En el caso de la cámara réflex haremos igual. Normalmente un valor de ISO 1600 es más que suficiente.

La apertura ya hemos dicho que en el móvil no es ajustable, pero en la cámara si. Intentaremos usar el valor de mayor apertura. Y ahora viene la fiesta, porque en las cámaras este valor es muy contraintuitivo, pues cuanto menor es el valor, mayor es la apertura que tendrá el objetivo. Los objetivos normales de kit suelen tener una apertura máxima de f3.5 o f5.6. Algunos buenos objetivos llegan desde f2.8 hasta incluso f1.4. Para las primeras fotos, vamos a ajustarlo al menor valor que nos permita. Eso hará que el objetivo tenga el diafragma totalmente abierto al disparar.

Finalmente, ajustaremos la exposición. En el caso del móvil, yo no he visto ninguno que permita más de 60 segundos. De hecho, el mío por ejemplo solo llega hasta 32. Además, los móviles tienen un campo tan amplio que casi no se nota que el cielo se mueve durante bastante más tiempo, así que podemos ajustarlo al valor máximo que nos permita la app de la cámara.

Phone camera app screen

En el caso de las cámaras réflex, este valor es ajustable normalmente hasta 30 segundos y después tienen un valor llamado BULB. Si no tenemos disparador no podremos usar ese modo, así que usaremos esos 30 segundos. Si tenemos disparador, al usar el modo bulb, la cámara se mantendrá capturando todo el tiempo que mantengamos pulsado el disparador. Si el disparador es un intervalómetro, podremos programar disparos del tiempo que deseemos, así que podríamos hacer capturas de minutos.

Canon DSLR Screen

Vale. Tengo una réflex y tengo disparador programable. Si meto una foto de 10 minutos sacaré incluso objetos super tenues en la foto ¿verdad?

Pues si, pero hay un problema. Hemos comentado ya varias veces que el cielo se mueve. Y cómo se mueve, lo que ocurrirá es que las estrellas dejaran una estela en nuestras fotos si capturamos durante más tiempo del que tardan en moverse. Por eso son tan importantes las monturas cuando empiezas a ampliar. Porque a más ampliación, más se notará el movimiento de las estrellas en menos tiempo.

Entonces, ¿cuánto tiempo puedo capturar sin que se note ese movimiento? Pues dependerá de la ampliación que estés haciendo. Los objetivos tienen una medida llamada longitud focal, que es la que indica la potencia de ampliación del objetivo. Los objetivos zoom tienen varias longitudes focales, y se pueden ajustar. Hay una regla simplificada a la que llaman la regla del 500 y dice lo siguiente:

El número máximo de segundos de exposición de una fotografía antes de que se note el movimiento del cielo es igual a dividir 500 entre la distancia focal del objetivo.

Así, por ejemplo, con un objetivo de 50 mm, podríamos usar una exposición de 10 segundos sin que se note el movimiento. Con un objetivo de 10 mm podríamos usar una exposición de hasta 50 segundos.

Evidentemente esto es una regla aproximada, y por eso precisamente en los móviles da igual usar el máximo de exposición permitido por la aplicación de cámara, porque normalmente la distancia focal de los móviles suele ser tan pequeña (alrededor de los 5 mm) que podrías exponer casi dos minutos.

Hay un último parámetro que es interesante tocar, y es el formato en el que se guardan las fotos. Normalmente se graban en JPG, pero hay un formato llamado RAW que contiene toda la información en bruto que ha capturado la cámara. Los ficheros RAW ocupan mucho más espacio, pero al tener toda la información de la imagen sin procesar, permite que posteriormente podamos revelarla y hacer aflorar toda esa información que normalmente se pierde al grabar en formatos comprimidos como JPG. Si nuestra cámara del móvil lo permite, usaremos ese formato. Todas las cámaras réflex modernas permiten grabar en RAW y tamnbién en RAW+JPG y así se graban los dos ficheros.

Capturas

Ya con los ajustes configurados y el equipo preparado mi recomendación es que saques muchas fotos. Cuantas más mejor. Prueba distintos ajustes de ISO, distintas exposiciones, distintas ampliaciones, apuntar a distintas partes del cielo... Juega con los parámetros, pero hazlo de forma inteligente. Intenta refinar los ajustes dependiendo de los resultados que vayas obteniendo para conseguir cada vez mejores resultados. Al principio jugarás mucho al prueba y error, pero con el tiempo irás aprendiendo mucho más y podrás calcular los parámetros de forma más precisa.

Revelado de las fotos

Una vez hayamos fundido la memoria del móvil y/o de la tarjeta de la cámara, es hora de volver a casa y revelar nuestras fotos.

Hay muchos tipos de software para revelado digital. La más conocida es Lightroom de Adobe, pero también es de pago, así que para continuar con la idea de gastarnos lo menos posible, recomendaré el software Darktable, que además de ser software libre, es gratuito.

Lo mejor para este proceso es ver algún tutorial sobre procesado de fotografía nocturna. Dejo un par de enlaces al final del artículo.

Conclusión

Creo que con esto cualquiera que quiera iniciarse en la astrofotografía puede empezar a hacer sus pruebas y tener una base sobre la que luego investigar más en profundidad.

Imagino que hay muchas preguntas y muchas dudas aflorando de las que necesitan respuestas. Intentaré responder a todas las dudas siempre que mis conocimientos me lo permitan, así que no duden en preguntar.

Espero que con este artículo más de uno que tenga el gusanillo se decida a probar.

Agradecimientos

Me gustaría poner aquí algunos agradecimientos para ciertas personas que lo merecen.

La primera de todas, mi mujer, que aguanta noches enteras sola con nuestra hija para que pueda salir a disfrutar de este hobby. Sin su apoyo no podría disfrutar de este hobby.

A mi hermano, que cada vez que le llamo me ayuda con sus superpoderes electrónicos a construir descabelladas invenciones para hacerme la vida más fácil en las salidas de observación.

A todos los compañeros del grupo Astrofotones, que aguantan mis turras, preguntas, rollos extraños y experimentos, y sobretodo porque leen cada uno de mis artículos antes de publicarse, haciendo una labor de editores que agradezco muchísimo.

Y en general a todo el que alguna vez me ha apoyado incluso con algo tan simple como compartir mi trabajo con otros.

Gracias.

Me despido como suele decirse en este mundillo. ¡Que tengan cielos despejados!

Recursos

Astrofotógrafos en mi círculo

Estos son algunos de los compañeros de fatiga en este hobby a los que tengo el placer de conocer personalmente y que me han ayudado a aprender la mayoría de las cosas que se ahora.

El primero de la lista es Víctor R. Ruiz. Gracias a él estoy escribiendo estas líneas porque fue él quien me ha hecho gastar miles de euros en este vicio ayudó a iniciarme en la astrofotografía. Gracias a su ayuda y compañía durante las noches de observación he aprendido muchísimo más rápido que si lo hubiera intentado sólo.

Raúl López es algo así como mi archienemigo en el hobby de la astrofotografía. Él sabe que mi objetivo es superarle, pero al contrario de lo que se pueda pensar, me ayuda a intentarlo cada vez que puede. (Raúl, ¡Eres un Crack!, y lo sabes). Su fuerte es el procesado, y tiene muchísimos videos sobre procesamiento de imagen que son referencia obligada en muchos aspectos. Dejo un enlace a su canal de youtube.

Marina Prol es una astrofotógrafa especializada en astropaisaje con una gran afición por la fotografía de fenómenos meteorológicos. También tiene muchas astrofotografías de campo amplio con una calidad muy buena. Tiene muy buen ojo. En breve la veremos publicando trabajos de cielo profundo.

Otros astrofotógrafos

En esta lista hay algunos astrofotógrafos del mundillo especialistas en distintas áreas. Primero he puesto a los españoles y a continuación he puesto algunos canales de youtube de algunos de los youtubers que sigo. Muchos de ellos son muy didácticos, así que los recomiendo a los que deseen investigar por su cuenta.

Mi equipo

A continuación pongo una lista del equipo que suelo usar en mis sesiones de astrofotografía ordenado por fecha de adquisición y con algunos comentarios. Así pueden curiosear un poco sobre equipos concretos. En mi web tengo varios artículos en los que hablo de muchas de estas piezas de equipo.

  • Binoculares Celestron Cometron 7x50: Siempre se recomienda empezar haciendo observación visual con unos binoculares porque son muy fáciles de manejar. Nos pueden ayudar a familiarizarnos con el cielo nocturno y aprender a buscar cosas, pero nuestros ojos sólo son capaces de ver objetos con muy poco detalle. Sin colores, y muchas veces como pequeñas nebulosidades muy tenues. Estos binoculares en concreto tienen una relación óptima entre ampliación y luminosidad.
  • Canon 4000D: Mi primera cámara réflex. Venía con un objetivo 18-55 mm. No la recomiendo para astrofotografía porque no tiene puerto para conectar disparador manual o intervalómetro. Vale más la pena gastarse un poco más y comprarse una 1200D o una 1300D que tienen unas características similares por un precio asequible.
  • Canon 1300D: Mi segunda cámara réflex. La adquirí en una tienda de segunda mano a un precio de ganga. Actualmente no la uso tanto para astrofotografía pero es una buena cámara para empezar.
  • Objetivo Canon 75-300 mm: Es un teleobjetivo muy barato con una muy buena capacidad de ampliación. Tiene muchos problemas ópticos, pero hace un mes vi un vídeo de Astrobackyard en el que lo usaba con unos ajustes concretos y el resultado es muy bueno en comparación a los ajustes que solía usar.
  • Objetivo Yongnuo 50 mm f1.8: Un objetivo que se utiliza principalmente para fotografía de retrato, pero es tan luminoso que en astrofotografía es una gozada. Tiene un buen nivel de ampliación como para fotografiar constelaciones completas o el núcleo de la vía láctea y zonas circundantes.
  • Skywatcher AZ-GTi: Una montura supercompacta, pensada originalmente solo para hacer observación pero que con unas modificaciones se puede usar para astrofotografía. En mi web tengo varios artículos dedicados a esta montura. Si te gusta el bricolaje y eres de los que se atreve con casi todo, esta es una forma de tener un equipo compacto y versátil.
  • Objetivo Samyang 8 mm f3.5 ojo de pez: Un objetivo muy curioso para hacer fotos con un campo visual de 180 grados. Es un objetivo que capta poca luz, y no es muy nítido, pero para hacer timelapses del cielo está muy bien. Si pudiera volver atrás, me compraría el Samyang 14 mm f2.8 que es un poco más luminoso y tiene mejor definición por un precio similar.
  • Skywatcher 72ED: Un telescopio refractor (usa únicamente lentes) muy barato y compacto. Con él aprendí muchísimo sobre el uso de telescopios. Tiene unos ligeros defectos ópticos pero es una gozada porque pesa muy poco y es muy manejable y fácil de usar.
  • Cámara dedicada ASI294MC-Pro: Esta es una cámara dedicada solo a astrofotografía. Está refrigerada (lo cual reduce bastante el ruido térmico capturado en las imágenes) pero tiene el "inconveniente" de que necesitas un ordenador para poder usarla. El inconveniente lo pongo entre comillas porque llega un momento que necesitas automatizar las sesiones, y para ello necesitas un ordenador. De ahí que haya dicho también que hay que tener ciertos conocimientos de informática.
  • Samyang 135 mm f2.0: Un teleobjetivo con un buen poder de ampliación y que a la vez es muy luminoso. Es muy utilizado por muchos astrofotografos porque casi no tiene defectos ópticos y se pueden sacar objetos muy interesantes con el campo visual que tiene.
  • ASIAIR Pro / ASIAIR Plus: Es un miniordenador basado en Raspberry Pi 4 que podemos controlar desde una aplicación móvil. Con este aparato podemos sustituir un ordenador normal y controlar todo el equipo por WiFi desde el coche sin morirnos de frío. Es muy completo, tiene todo lo necesario para cualquier aficionado en general, y te ahorra lidiar con miles de problemas asociados a la configuración de los programas en un PC.
  • Skywatcher EQ6: Una montura pesada. El tanque de las monturas de astrofotografía. Se la compré de segunda mano a un amigo, y aunque ya hay versiones más modernas de esta misma montura, sigue siendo de las más fiables y probadas por todo el mundo. Eso si. Pesa una barbaridad, y es bastante grande. Hay opciones menos pesadas con una fiabilidad muy parecida como la Skywatcher HEQ5, pero no puede con tanto peso como la EQ6.
  • Celestron RASA 8" f2.0: Hace bastante tiempo que andaba buscando saltar al siguiente nivel y tenía en mente desde hace mucho comprar este telescopio. Es lo que se llama un astrógrafo. Básicamente es un telescopio con una capacidad de aumento parecida al 72ED, pero es muchísimo más luminoso. Lo que capturas en una noche con este telescopio, es el equivalente a varias noches de captura con el Skywatcher 72ED. Yo que puedo salir poco de observación, agradezco mucho ese ahorro de tiempo.

NOTA: Este artículo ha sido publicado también en Meneame